Venezuela aterriza en las elecciones de Perú

El izquierdista Pedro Castillo, favorito en las encuestas de cara a la segunda vuelta, se desliga del chavismo para deshacerse de las acusaciones de radical y autoritario

Pedro Castillo y Keiko Fujimori, el maestro sindicalista y la hija del dictador, ya disputan a brazo partido quién se sentará en el sillón de Pizarro, uno de los más peligrosos del planeta. Una precampaña de extremismos, desde la izquierda radical del candidato de Perú Libre, a quien se le acusa de haber mantenido vínculos con Sendero Luminoso, hasta el populismo derechista de la ex reclusa, a quien la Fiscalía acusa de corrupción y propone una condena de 30 años.

Sobre semejante pulso político ha aterrizado, sin aviso y sobre ambos bandos, el factor venezolano. “Quiero decirle abiertamente al señor Nicolás Maduro que, por favor, si hay algo que tiene que decir concerniente al Perú, primero que arregle sus problemas internos”, espetó Castillo pese a la cercanía ideológica que mantiene con Evo Morales, aliado irrestricto del “presidente pueblo”. “No hay nada de chavismo” en mis ideas, insistió Castillo, sabedor del rechazo continental a la figura del caudillo bolivariano.

Keiko Fujimori recogió el testigo para señalar que su rival “es un clon real de Hugo Chávez, porque dice una cosa y luego hace otra”. La candidata de Fuerza Popular no se cree la moderación que ahora esgrime Castillo con respecto a la disolución del Parlamento y la censura en los medios de comunicación, una tesis que se apoya en el programa electoral de Perú Libre y en las declaraciones de los últimos días de sus dirigentes.

Castillo ha matizado que no impondrá una Asamblea Constituyente, como sí hizo Maduro, salvo que se lo pida la gente en un referéndum. “Acá no hay chavismo, no hay comunismo, no hay que te quito tu casa. Hoy en día los únicos que nos han quitado las cosas son los bancos y el sistema neoliberal”, explicó el maestro de Primaria, quien encabeza las encuestas de cara al balotaje de junio con un 15% de ventaja sobre Keiko, según Datum, pero que necesita apartar sobre él las sombras de autoritarismo para ganar la segunda vuelta.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *